Vivir sin jefe

Me paro frente a mi portátil en esta calurosa tarde noche de julio para hacer una devolución a un gran amigo. No tengo abandonado mi blog porque ande sobrepasada (que también), sino porque el ecuador de cada año, ese que nos mueve de una mitad …